Respetar las ideas, opiniones y diferencias de otro es esencial para garantizar una buena relación y convivencia. Evitar conflictos innecesarios beneficia a todos, pues la tolerancia es respeto y entendimiento, un valor que es muy importante inculcar en los niños.

Esto es lo que nos platica Angélica Verduzco Álvarez Icaza, en su libro Soy diferente, editado por Buena Prensa. En esta obra, la autora echa mano de su imaginación para dar vida a una serie de animalitos del bosque, quienes preocupados por poseer características diferentes a los demás (como ser demasiado lento o muy delgado), acuden con el Tecolote a plantearle lo que les inquieta.

Hoy más que nunca, los niños interactúan con otros niños y personas mayores de diferentes orígenes étnicos, religiones y culturas. Con “Soy diferente”, Verduzco Álvarez envía un mensaje muy importante: los padres deben preparar a sus hijos para vivir y aprender en el marco de la tolerancia, y así, aprender a respetar las diferencias con una mente abierta para aceptar a las personas tal y como son, pues la tolerancia también significa tratar a los demás de la manera en la que nos gustaría ser tratados.

Angélica Verduzco Álvarez Icaza estudio en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) la carrera, maestría y doctorado en el área clínica de psicología. La mayor parte de su vida profesional la ha dedicado a los niños desde su consultorio.

Asimismo, ha trabajado en el Instituto Nacional de Psiquiatría en el área de Investigación, desarrollando temas de autoestima en los niños a través de la aplicación de cuestionarios y métodos clínicos. Cuenta con amplia experiencia impartiendo cursos para padres en donde aborda diversos temas como la necesidad de poner límites a los niños y cómo hacerlo.