Pudo haber elegido la vida normal de un sacerdote jesuita, sin embargo, Carlos Gerardo Rodríguez Rivera optó por cargar otra cruz que lo condujo a acompañar a los trabajadores que reclaman mejores salarios y menos explotación laboral.

Nacido en Torreón, Coahuila en 1959, Carlos Rodríguez ingresó al noviciado de la Compañía de Jesús en 1978, lugar en donde entendió los graves problemas que aquejan a los obreros de México. Con esto en mente, años más tarde, nuestro personaje se convirtió en el coordinador del Centro de Reflexión y Acción Laboral (Cereal), una Obra Social Jesuita para las trabajadoras y los trabajadores de México, especializada en la defensa y promoción de los derechos laborales, con sede en la Zona Metropolitana de Guadalajara, Jalisco.

Como defensor de los derechos humanos laborales en diversas regiones de México, el ahora exjesuita, ha conocido de cerca la pobreza y las injusticias que sufren los obreros mexicanos, razón por la que sigue luchando para ofrecer una vida laboral digna.

Como autor, Carlos Gerardo Rodríguez escribió Un carpintero entre el desierto y el mar, un libro que aborda los años muy poco conocidos de Jesús, a quien ya crecido, la gente comenzó a llamarle Yeshúa bar Yosef o “Jesús, el hijo de José”. En esta obra, editada por Buena Prensa y narrada en primera persona por el mismo Jesús, el personaje central nos cuenta sus vivencias diarias como carpintero, pero también, la manera en como se introduce en él la misericordia de Dios y el entendimiento de su rol y misión para la salvación de la humanidad.       

Actualmente vive y trabaja en Lesotho, África.