“Bendito el que viene en nombre del Señor, el rey de Israel. Hosanna en el cielo” (Mt 21, 9)

Iniciamos con un trabajo por equipos en torno a algunos aspectos del Domingo de Ramos, contestando las siguientes preguntas:

  • ¿Cuál es el símbolo del Domingo de Ramos? ¿por qué?
  • ¿Qué significa esa fiesta?
  • ¿Qué lecturas del Evangelio se leen ese día?

Se pueden recoger las respuestas en una lluvia de ideas e ir concentrando lo que es propio de esta celebración.

Después de esta actividad se hará una reflexión a partir de dos preguntas:

  • ¿Qué significa el Domingo de Ramos?
  • ¿Cómo se celebra el Domingo de Ramos? (aspecto litúrgico)

¿Qué significa el Domingo de Ramos?

  • Jesús, para celebrar la Pascua judía (como todo judío lo hacía cada año), subió a Jerusalén.
  • La entrada a esta ciudad fue muy peculiar: Jesús fue recibido como rey y aclamado por el pueblo como tal. Por esto mismo se le llama entrada triunfal a Jerusalén (Mt 21, 1-11; Mc 11, 1-11; Lc 19, 28-38; Jn 12, 12-19).
  • Este hecho, que desbordó el ánimo de la gente al ver a Jesús, provocó en las autoridades (maestros de la ley, fariseos, sacerdotes, etc.) el enojo y la decisión de acabar con él: matarlo.
  • Es por este motivo que la Semana Santa se abre con el acontecimiento de la entrada a Jerusalén, pues es lo que justifica los otros acontecimientos:

Domingo de Ramos (Mc 11,1-10). Subir a Jerusalén para celebrar la Pascua. Entrada triunfal y aclamación del pueblo como rey. Las autoridades se molestan con tal hecho.

Jueves Santo (Lc 22,7-23). Jesús celebra la Pascua, como lo tenía previsto al subir a Jerusalén.

Viernes Santo (Mt 26,47-56; 27,45-56). Jesús es condenado a muerte, es crucificado y muere, como lo habían previsto las autoridades judías después de la escandalosa entrada a Jerusalén.

Sábado/Domingo Santo (Jn 20,1-18). Jesús resucita al tercer día, como lo indicaban las Escrituras.

Para comprender mejor...

“Con el recuerdo triunfal de Jesucristo en Jerusalén, antes de la Pascua, inicia la Semana Santa. El Domingo de Ramos nos recuerda que Jesús es el Cristo de Dios, el Ungido, el Mesías. El Domingo de Ramos y la conciencia de que Jesús es Dios hecho Hombre que ha venido al mundo para salvarnos de la esclavitud del pecado es un hecho fundamental. Dios promete a los hombres la liberación de las cadenas. Y con la entrada triunfal en Jerusalén, queda claro que esa liberación está muy lejos de lo que esperaban los judíos: un triunfo terreno, un libertador del yugo romano. La promesa de Dios estaba muy por encima de esas pretensiones.

Comienza el Domingo de Ramos con una procesión y la celebración eucarística. En la primera parte se celebra el triunfo de Jesús. Tras la aspersión de los ramos se proclama el Evangelio. Empieza la Semana Santa y procede la Eucaristía. Se pasa del aspecto victorioso de los ramos a la cara dolorosa de la Pasión. Jesús entra triunfante, pero es en la Cruz donde adquirirá su auténtico trono, y su resurrección nos abrirá las puertas del cielo. El Domingo de Ramos nos recuerda que nuestra vida cristiana es un paso de las tinieblas a la luz, de la humillación a la gloria, de la esclavitud del pecado a la liberación por la gracia”. (Tomado de Semana Santa: estructura y elementos, en encuentra.com).

¿Cómo se celebra el Domingo de Ramos?

Esta celebración consta de dos partes o momentos:

Primer momento (fuera del templo):

  • Saludo a la comunidad que se reúne fuera del templo.
  • Bendición de los ramos o palmas.
  • Lectura del Evangelio (que narra la entrada a Jerusalén)
  • Procesión hacia el interior del templo.

Segundo momento (dentro del templo), celebración eucarística (Misa):

Como característica particular, durante la Misa, en la Liturgia de la Palabra, se lee la Pasión de Jesús, en una versión larga y dialogada. Tiene la intención de introducir a los fieles en la celebración de la Semana Santa y de poner en claro el hilo conductor de estas celebraciones: el recuerdo de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús.