Desde niño, el padre Max Verduzco sintió el llamado de la palabra de Dios, pues como él lo menciona, “a muy temprana edad asistí a las congregaciones marianas y poco tiempo después conocí a los jesuitas. Años más tarde estudié en el Instituto Patria. A partir de ese momento se me hizo muy atractiva la manera y el estilo de vivir de los sacerdotes jesuitas”.

Con 19 años de edad, el padre Max inició sus estudios de noviciado en conjunto con una exhaustiva formación literaria de tres años, ya que “para los jesuitas, es muy importante que todos sepan leer y escribir correctamente”.

“Estudié otros tres años de filosofía clásica. Posteriormente, mis compañeros de generación y yo realizamos prácticas en el magisterio, por lo que tuvimos que salir a dar clases a los colegios. Finalmente, estudié cuatro años de teología, lo cual se refiere a todo lo que tiene que ver con el sacerdocio. Al finalizar este período de estudios, llegó el momento en que me ordené como sacerdote”, señala Max Verduzco.

El padre Verduzco es autor de los libros “Reflexiones. Orar con el Evangelio del domingo” y “Guía para los Ejercicios Espirituales de san Ignacio de Loyola”.