Y venga aquel Día de improviso sobre ustedes, como un lazo”.

Los discípulos y demás seguidores de Jesús, al escuchar estas palabras, entendieron que toca a cada uno prepararse para tal acontecimiento, desafiando la persecución y la muerte. Pero no solo ellos, sino también nosotros y los cristianos de todas las generaciones hasta el final de los tiempos.

Podemos leer el centro de este Evangelio en la vida corriente, más que en un futuro de miedo. Si Jesús pide estar en vela, no extrememos sus palabras intentando una vida exagerada de privaciones y de tristeza o de miedo. Por el contrario, la conciencia de que llegará el Día del Hombre, es decir el día en que Jesús reine, nos ha de llenar de alegría.

Evitar la vida disoluta y la excesiva preocupación por el dinero ayuda a no ahogar el mensaje de Jesús. Además, quienes han vivido la experiencia del reinado de Dios no pueden seguir viviendo igual que antes.

Si estamos integrados en una sociedad injusta, cuyo inicio de ruina comenzamos a ver, la llegada del Día del Señor, ya sea en nuestra historia personal o en el fin de la historia, ha de ser un acontecimiento maravilloso para el que nos hemos preparado, y a través del cual alcanzaremos vida plena.

Nuestro credo concluye con estas palabras: “De nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos”. Ojalá que esta perspectiva del juicio final influya en nosotros, no para atemorizarnos, sino como criterio para ordenar nuestra vida presente. Que nos sirva para despertar nuestra conciencia de tiempo y para llenar de esperanza y de justicia todos nuestros actos.

Miremos hacia adelante, donde viene el resplandor de la nueva vida en Cristo.

Oración:

Señor Jesús, que desde nuestro hogar, avancemos en la comprensión de tu misterio, nos perfeccionemos en la dinámica de la esperanza y del amor, y hagamos de nuestra vida un continuo caminar hacia donde vienes con el esplendor de tu vida. Amén.