Menu

CATOLICISMO DESAFIADO POR LA DEMOCRACIA, EL.

Precio normal: MXN 122.00

Precio Especial: MXN 97.60

Solo 1 queda

Autor(es): PIETRI, GASTON

Editorial: SAL TERRAE

Año: 1999

Encuadernación: Rústica con Solapas

Páginas: 205

ISBN: 8429313168

EAN: 9788429313161

Compartelo en:

La democracia -la única base válida de una vida en común en una sociedad humana digna de tal nombre- es un marco institucional en el que diversas corrientes de pensamiento o familias políticas introducen, de hecho, unos contenidos sensiblemente distintos. Por eso no se acaba nunca de explicar el sentido y las exigencias de una auténtica democracia. La Iglesia católica no constituye hoy una excepción: aprueba y defiende el modelo democrático como el más conforme a la dignidad del hombre ciudadano, aunque muchos piensan que ha necesitado demasiado tiempo para suscribir este criterio, y alguno llegarían incluso a decir que lo ha hecho de mala gana. Lo que es innegable es que el advenimiento de la democracia ha constituido para el catolicismo una prueba y un desafío.

La sociedad de este final de siglo sólo podrá rehacer la base de esos valores comunes que tan apremiantemente necesita mediante una democracia participativa viva y activa. Y la Iglesia católica debería poder contribuir a ello, con la condición de que ella misma instaure en su seno, sin infidelidad a su propia vocación, la participación que reclama la denominación "pueblo de Dios". Los tiempos que vivimos ya no nos permiten escapar a la doble exigencia de una sociedad de debate y una Iglesia en la que el debate ocupe el lugar que le corresponde. Este libro intenta mostrar la génesis y los motivos de la resistencia de la Iglesia católica a una determinada presentación del ideal democrático. También pretende poner de relieve lo que hoy sigue resultándole difícil, indicando la posible salida a lo que se presenta como un "impasse". Finalmente, trata de ofrecer un esbozo de una mejor articulación de la Iglesia en la originalidad de su vida interna y del modelo democrático, aceptando no como una concesión, sino como una exigencia de responsabilidad.