Menu

MATRIMONIO ESPIRITUAL DEL VERBO DE DIOS CON EL ALMA: TOMO 3.

MXN 95.00

Autor(es): Sin autor

Editorial: EDICEP

Año: 1995

Encuadernación: Rústica

Páginas: 313 p.

ISBN: 9768470504114

EAN: 9768470504114

Compartelo en:

Esta obra de san Lorenzo Justiniano es una de las más representativas 114 vas de los tratados místicos. La profundización de las acciones de Dios en la historia del hombre, desde su creación hasta su redención, nos hace descubrir una unión de amor entre la divinidad y la humanidad. Dios es el primero que ama, el que en la acción del Verbo redime y purifica en profundidad al hombre, en el que con la participación de su Sabiduría nos descubre los más profundos designios de Dios.

Algunos tratadistas de espiritualidad han clasificado a esta obra de ascético-mística, pero acentuar el camino ascético, aun viendo solamente cómo una parte de la obra, es perder quizás una de las características de la misma, la purificación de nuestra vida para unirnos con Dios es fundamental para poder alcanzarlo, pero en esta vida podemos ya saborear la eterna con todas sus delicias, con toda su profundidad, el camino es la oración, meditación... el poder conseguir aquí en la tierra la mística unión con el verbo.

La figura bíblica del matrimonio espiritual entre Dios y el alma es desarrollado con toda su belleza. La unión mística entre Dios y el hombre, es como la unión matrimonial, donde la esposa (el alma) puede llegar a las metas más altas de unión con el esposo (el Verbo); pero nunca debe olvidar que en este mundo la unión no es definitiva por eso: "lo que tiene la esposa consérvelo; no sea presuntuosa, no vaya a perder; no se deje dominar de la tibieza, no vaya a ser repudiada; no crea que ya tiene bastante, para no sufrir desdén; no piense que ha llegado ya a la meta, no sea que retroceda; no abandone el timón de la prudencia, para no obrar con precipitación; no deje de estudiar los acostumbrados deseos del espíritu, para no ser cerrado por fuera". Por eso debe esforzarse en mantener lo alcanzado, en tender hacia la meta para alcanzar la plenitud.