DIOS INTIMO Y PERSONAL DE SAN AGUSTIN Y SANTA TERESA.

Precio normal: MXN 474.00

Precio Especial: MXN 379.20

Autor(es): CANCELO GARCIA, JOSE LUIS

Editorial: GRUPO EDITORIAL FONTE

Año: 2017

Encuadernación: Rústica con Solapas

Páginas: 246 p.

ISBN: 9788483538616

EAN: 9788483538616

Compartelo en:

EI amor misericordioso de Dios es uno de los aspectos divinos que san Agustín y santa Teresa vivieron como el Dios más real, vivo, íntimo y personal. "Dios, como dice Agustín, está luchando sin desmayo dentro del hombre a favor del hombre y a pesar del hombre, aunque él no se dé cuenta ni perciba la poderosa, benéfica y misericordiosa acción divina". Teresa tuvo, igualmente, la vivencia del hombre que golpea constantemente a Dios. Dios, sin embargo, le responde siempre haciéndole mercedes y favores. “Cuando ya, dice Teresa, le daba mayor golpe, estaba El haciéndome mercedes». Impresiona la cercanía y proximidad de estos dos prodigiosos místicos. La conciencia extraordinariamente sensible de la acción de Dios sobre sus vidas, les llevó, inexorablemente, a la práctica de obras de misericordia y a la oración. Consideramos aquí dos obras de misericordia llevadas a cabo, aunque bajo aspectos distintos, por san Agustín y santa Teresa: la liberación afectuosa de los esclavos y la acogida entrañable a los pobres. Teniendo en cuenta el desierto creciente de la increencia religiosa y el poderío arrollador de lo tecnológico, los dos místicos son hoy día más actuales, a nuestro parecer, por la socialización que hacen del evangelio, que por su manera profunda, sentida y ensimismada de pensar y orar. Finalmente se consideran, a través de algunas conmovidas y estremecidas oraciones, las claves de sus oraciones de invocación a la misericordia divina. Dada la vivencia intensa, honda y omnipresente de la acción misericordiosa de Dios en cada momento y detalle de sus vidas, sus oraciones expresan siempre, explícita o implícitamente, la alabanza reconocida, admirada y agradecida a la magnificencia grandiosa de la bondad de Dios por tantas gracias y favores concedidos gratuitamente sin mérito propio alguno. No obstante, se puede apreciar que los sentimientos de Teresa parecen ser más enternecedores y henchidos de ternura e intimidad, que los de Agustín. Son los sentimientos de una mujer enamorada, que no es ni cerebral ni intelectual, sino emotiva y efectivamente intuitiva. Contiene: • Índice general.